miércoles, 16 de abril de 2014

Zara y su explotación laboral en Chile: Aunque la mona vista de seda…mona se queda

zara2

Zara la empresa predilecta del grupo Inditex, controlada en un 60% por el multimillonario Amancio Ortega, la tercera fortuna del planeta según el Ranking Forbes, precariza a su fuerza productiva en Chile con malas condiciones laborales. Los trabajadores han decidido organizarse en un sindicato único y hoy luchan por un empleo más digno.

Equal Times conversó con la presidenta del Sindicato Zara Chile, Carmencita Verdugo,  quien señaló que las malas prácticas laborales de la multinacional del vestuario  son extensivas a escala planetaria “lo que hace Zara es vender imagen, pero detrás de ella se esconde las precarización de la vida de muchas personas”.
 A la empresa de Ortega, se le ha descubierto vínculos con trabajo esclavo de inmigrantes en países como Brasil y Argentina. No lo hace directamente, pero sí mediante subcontrato de talleres de confección y  costurería. En Brasil debió pagar una multa por 1,3 millones de euros, pero como nos dice la dirigente sindical “Zara es una empresa que prefiere pagar las multas laborales antes que corregir sus malas prácticas”.

Organización sindical
Consciente de que un trabajador no sólo tiene deberes, sino también derechos, Carmencita Verdugo, tras convertirse en presidente del Sindicato Zara Chile, salió junto a sus compañeros a dar la pelea.

“lo que hace Zara es vender imagen, pero detrás de ella se esconde las precarización de la vida de muchas personas”.Carmencita Verdugo

De los 600 trabajadores con que cuenta la empresa hoy un 80% se encuentra afiliado al sindicato. “Quisimos cambiar el paradigma de lo que significa una organización sindical, quisimos educar al movimiento sindical, a los compañeros y así poder empoderarnos“, nos cuenta Verdugo quien pese a que la patronal le trate de negar constantemente, lucha por hacer valer la voz de los trabajadores organizados.
Las personas que ingresan a trabajar en Zara son principalmente jóvenes que deben pagar sus estudios,  pues en Chile no hay educación pública universitaria gratuita. Los salarios bases son en relación al sueldo mínimo ( 276 euros) . Monto que se paga por una jornada de 9 horas diarias y 45 semanales. Sumado a ello un 3 % de las ventas realizadas, porcentaje que antes era del 2 % y que tras negociación exitosa del sindicato se logró aumentar en un punto.
Pero en la empresa del multimillonario, gran parte de los trabajadores, sólo puede optar a tener una jornada parcial de trabajo de 20 horas semanales, lo que proporcionalmente les da al mes una base de 122 euros al mes.

Verdugo reconoce que más allá de la mala política laboral de la empresa, les juega en contra la desigual legislación laboral en Chile que favorece al empleador por sobre los trabajadores, con mecanismos heredados de la dictadura y que permanecen vigentes como son,  el remplazo durante la huelga y otros que van en desmedro de la negociación colectiva. Convenios de la OIT que Chile ha ratificado,  pero no respeta.

“Muchos de los colegas no tienen conocimiento de liquidaciones de sueldo y del mundo laboral en general”, nos dice con preocupación Verdugo,  quien ve  la educación de sus compañeros como un tema central en su labor sindical.

“Nuestras demandas tienen que ver con el bajo valor de los salarios, la ambigüedad en algunos contratos,  las abusivas jornadas, el acoso laboral y la alta rotación de los trabajadores, pero también hemos hecho las denuncias respectivas por  vulneración del código sanitario, pues los baños no están sanitizados y las salidas de emergencia han sido encontradas  bloqueadas por cajas con mercadería, entre otras amenazas a la seguridad laboral”, agrega.

Mensualmente el sindicato acoge sobre  6 denuncias por acosa laboral. Zara por su parte ha cambiado varias veces  el reglamento interno sin consulta a los trabajadores. Estos cambios han hecho,  por ejemplo,  que los vendedores ahora tienen que cumplir labores de bodega, de carga y descarga de mercadería de los camiones en la madrugada, siendo que antes había personal especial de bodega que lo hacía.

Para Valentina Doniez, investigadora de Fundación Sol,  “la polifuncionalidad es factor de precariedad ya que muchas veces las empresas lo utilizan como un mecanismo para intensificar el trabajo, por lo tanto, genera mayor presión para el trabajador. Por otro lado, uno de los principales problemas es que muchas veces esta polifuncionalidad no está bien establecida como dice la ley, en cada función que se tiene que desarrollar, sino que se entiende como un pozo sin fondo en el que el trabajador estaría disponible para cualquier cosa que necesite el empleador”, señala.

Carmencita Verdugo, es clara “Zara por fuera exhibe un perfil de trabajadores muy bien vestidos y educados, pero por dentro las condiciones de empleo son muy malas y no descansaremos hasta mejorarlas”.

“EsclaviZara” enemiga del sindicalismo

Zara como grupo INDITEX tienen un acuerdo marco con UNIGlobal, entidad que declara “buscar cambiar las reglas del juego en el mercado laboral global y garantizar justicia y paridad para los trabajadores”  para Vergara, “si no existiera ese acuerdo, la persecución  hacia los dirigentes sindicales sería mayor, como también hacia los trabajadores y delegados que son despedidos constantemente, lo que justifican con su política de rotación laboral”.

La empresa que busca omitir la condición de trabajador a toda costa, ha incrementado su trato displicente hacia el sindicato, desde que éste pusiera en su diario mural una imagen humorística de Amancio Ortega con un texto que daba cuenta  cómo ha hecho su fortuna en base a la explotación laboral.

“Desde que hicimos uso de nuestra libertad de expresión, se cortaron las relaciones con la gerencia. Nuestra supuesta interlocutora es Paula Vásquez, quien la encargada de recursos humanos, el gerente general es Kurt Burgermesiter a  quien trajeron al puesto desde Turquía, y quien trata de convencer a los compañeros que somos colaboradores de la empresa, desconociendo así nuestra calidad de trabajadores”, explica Verdugo.

El sindicato de Zara Chile ha declarado que “no va a aguantar amenazas ni vulneraciones,  ni a los dirigentes sindicales ni  a los trabajadores”. Y ha hecho valer su palabra estampando  varias denuncias,  pero mientras la Inspección del Trabajo de La Florida sí cursa las multas, la del sector Oriente de Santiago no lo hace. “Si a la empresa le dan varios días para presentar los antecedentes a nosotros nos dan 3 horas”, denuncia Verdugo.

Zara, en un doble estándar,  dice  tener una buena relación con los dirigentes sindicales, en tanto, sabiendo que en Chile se establece por Ley que trabajando sobre dos tercios de las jornada se debe cancelar el salario mínimo, no lo hace.
Una vez más el apodo  de Zara, “Esclavizara”, dado por  “Fundación Alameda”,  de la hermana Argentina  que denunció los hechos de trabajo esclavo inmigrante,(ver reporte Equal Times http://www.equaltimes.org/es/news/zara-uses-slave-labour-in-argentina)  hace sentido  al otro lado de los Andes y lleva a los trabajadores a organizarse para hacer valer sus derechos y desnudar los abusos cometidos por la empresa.
Sin ánimos de ofender al gracioso primate,  como dice el viejo refrán: Aunque la mona vista de seda,  mona se queda.
Publicado originalmente en : Equal Times
Bruno Sommer CatalánEqual Times

Brasileños protagonizan nueva protesta contra el Mundial en Sao Paulo, Menos bola y más escuela

brasil-protestas-confederaciones

Los de brasileños regresaron a las calles de Sao Paulo, una de las doce sedes del Mundial de Fútbol de Brasil 2014, para manifestar su rechazo a la realización de la Copa del Mundo en el país.

La ciudad brasileña que acogerá seis partidos del Mundial, entre ellos el inaugural del próximo 12 de junio entre las selecciones de Brasil y Croacia por el grupo A, estuvo cerrada este martes debido al bloqueo de los manifestantes. La manifestación se tensó cuando un grupo de enmascarados quemó la bandera brasileña en el centro de la ciudad y escribió mensajes en grafiti en el suelo de las afueras del Museo de Arte de Sao Paulo (MASP), contra el evento deportivo.
La protesta fue convocada en las redes sociales por los movimientos Territorio Livre (Territorio Libre) y Fórum Popular de Saúde (Foro Popular de Salud), grupos de oposición que critican a la presidenta Dilma Rousseff por colaborar en la realización, mientras algunas obras públicas que se encuentran en construcción no han sido culminadas.
El gobierno ha llamado al pueblo brasileño a la calma y ha reafirmado que el Estado no destinó cantidades de recursos financieros para realizar el Mundial, aunque colaboró en algunas regiones a finiquitar obras requeridas para la cita internacional.
La manifestación controlada por más de 500 efectivos policiales, fue similar a la del pasado 13 de marzo, cuando unas 13.000 personas abarrotaron la avenida Lima de Sao Paulo para protestar en contra del Mundial.
Fuente: Telesur

Culminan alegatos por rol de gendarmes en incendio de cárcel San Miguel

IMG_4133

La defensa de los inculpados por el incendio de la cárcel de San Miguel, comenzaron sus alegatos de clausura, en la parte final del juicio oral. Los abogados sostienen que los gendarmes poco pudieron hacer para evitar la muerte de 81 reos, la noche del 8 de diciembre de 2010.

Con esta etapa culmina la ronda de exposiciones de las partes litigantes en el marco del juicio oral contra tres centinelas y cinco oficiales de Gendarmería, por cuasidelitos de homicidios reiterados y lesiones reiteradas en el caso que investiga las responsabilidades del incendio de la cárcel de San Miguel.
Este martes culminaron los alegatos de la Fiscalía, la cual resaltó las principales evidencias que acreditan la existencia de los cuasidelitos reiterados y la participación culpable de los acusados en los mismos.
Los persecutores enfatizaron en las omisiones y negligencias cometidas en materia de seguridad del recinto carcelario, la falta de rondas y labores de vigilancia de los internos y la falta de un aviso oportuno de las situaciones irregulares desde la medianoche.
En su intervención, el fiscal regional Raúl Guzmán sostuvo que las más de cuatro mil pruebas y declaraciones de testigos y peritos, acreditan que el incendio se generó a partir del consumo de alcohol artesanal.
A juicio del persecutor este hecho fue corroborado en la exposición hecha por la defensa: “Lo que ocurre es que ese es un contexto dentro del cual, producto precisamente de los estados de efervescencia que provoca la ingesta de alcohol con una pelea posterior, en donde tal como se señaló en las cláusulas en el Ministerio Público, hubo evidencia y los propios centinelas vieron cuando se traspasaban elementos cortopunzantes y lanzas desde el tercer al cuarto piso. Eso era una manifestación evidente de que se tenía que alertar a la guardia interna, para que interviniera, cuestión que no se hizo y es una omisión que es causa de este incendio y del fallecimiento de las personas”, dijo.
Desde la parte acusada insisten en que no estaban dadas las condiciones físicas en el recinto para que se pudiera acudir en auxilio de los internos, una vez declarado el siniestro.
Así lo expuso el defensor penal, Juan Pablo Gómez: “En muchos hogares, incluso de adultos mayores, existen cierres, pestillos y candados que por lo general se ubican en los planos de altura. En una situación de incendio, el calor y el humo ascienden, por lo tanto una persona muy probablemente se va a ver impedida de poder abrir un candado que se encuentre a dos metros de altura. Eso fue lo que ocurrió”, sostuvo.
Los familiares confían en que se dicte una sentencia condenatoria por parte de los jueces y afirman que esperarán a lo que ocurra la próxima semana para determinar los pasos a seguir.
Angélica Yáñez, hermana de Andrés Cabrera quien fue una de las víctimas del incendio, cree que los argumentos presentados por la defensa carecen de fundamento: “Gendarmería dice que no tuvo oportunidad para ayudar a los presos. Yo creo que están mintiendo, porque si entre las cuatro y las cinco (de la madrugada) empezaron las discusiones, con insultos y garabatos, cómo ellos no actuaron en ese momento, considerando que los internos del ala norte empezaron a protestar golpeando los fierros y las latas, que es una señal de algo malo está pasando”, afirmó.
Durante este juicio, la Fiscalía presentó 154 testigos, 59 pruebas materiales, 272 pruebas documentales, 63 peritos, 24 informes de ADN, 3.331 fotografías, 92 láminas referenciales, 257 secuencias fijas y 25 CD y DVD.
Los persecutores solicitan una pena de cinco años y un día para los centinelas y siete años y un día para los oficiales de gendarmería. El veredicto se dará a conocer la próxima semana.
Claudio Medrano
FUENTE: RADIO U DE CHILE

Reconstrucción de Valparaíso: “Regalar madera y lata es construir viviendas precarias”

© Andy Das Mortes

El incendio de Valparaíso arroja un saldo de quince fallecidos, doce mil 500 mil damnificados, dos mil 900 viviendas destruidas y mil 200 personas albergadas. Ahora el foco está en las condiciones de los afectados y las inminentes lluvias. Bomberos solicita espacio en la discusión por la reconstrucción en el puerto, además de considerar las observaciones de diversos actores sociales.

La Dirección General del Cuerpo de Bomberos de Valparaíso hizo un llamado a las autoridades a escuchar su voz antes de iniciar la reconstrucción en la comuna.
Así lo confirmó el comandante de Bomberos de Valparaíso, Enzo Gagliardo, quien consideró que la experiencia que tienen los voluntarios puede ser un aporte en términos de planificación urbana.
Por eso solicitan que se considere su opinión, ya que a su juicio “a veces a Bomberos nos miran en menos  y esperamos que esta catástrofe abra una oportunidad para comenzar a considerarnos.  A esto se suma que muchas cosas vienen decididas desde Santiago,  porque lamentablemente las provincias pasaron a segundo lugar en muchos aspectos. Con esto no me refiero solo a Valparaíso, sino que es algo que se repite para todos los bomberos de Chile, porque por más pequeña que sea la ciudad, siempre Bomberos tiene que participar en todas las iniciativas de este tipo. En otras partes del mundo, los bomberos son capaces de chequear un edificio y decir que si está mal hecho o no cumple con las condiciones mínimas de seguridad y se echa abajo, no se puede evitar”, dijo.
El Comandante se refirió además al problema de la basura en las quebradas de los cerros, situación que constituye un permanente riesgo para los vecinos. Por eso apuntó a generar un cambio cultural entre los habitantes, para que aporten en la limpieza de los barrios y en desmalezar alrededor de sus propios hogares.
Gagliardo, recordó que luego del incendio que afectó al cerro La Cruz en 2008 se reconstruyeron las viviendas en la misma ladera que hace unos días se volvió a quemar. A su juicio, será necesario luchar contra el deseo de los pobladores por permanecer en el mismo sitio, y reubicarlos en emplazamientos seguros.
En ese sentido, el profesor de la facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile,  Alberto Gurovich, dijo que en la región existe un dominio muy fuerte del derecho de propiedad que termina siendo sacralizado, razón que dificultará cualquier intento de cambio.
Respecto a los emplazamientos, el académico explicó que hacia finales del siglo XIX hubo una propuesta de construcción que organizaba el sistema de conexión entre los cerros, lo que hoy se denomina el camino de cintura en la avenida Alemania. El problema más serio de este orden, es que el sistema de calles hacia arriba no tiene relación con el potencial que determinan las curvas de nivel. “La calle dominante debiera ser horizontal y no en el sentido vertical, como es actualmente”, señaló.
Además, se refirió a los eventuales riesgos que implicará el invierno para el proceso de reconstrucción. A su juicio hay situaciones que no debieran volverse a repetir, “porque hasta ahora se han construido viviendas encaramadas unas sobre otras y destruyendo el cerro, cortándolo para generar un plano sobre el cual se instalaba parte de la vivienda, con eso se destruye la capa vegetal y se produce lo que por muchos años en Valparaíso ha sido un problema que es el arrastre que van a provocar las lluvias que dentro de poco van a caer en la zona”, sostuvo.
Por otra parte, Atilio Caorsi, arquitecto de la Universidad Católica y miembro del movimiento Ciudadanos por Valparaíso dijo que es necesario buscar que las normativas y planes reguladores se cumplan. A su juicio, ha habido laxitud por parte de las autoridades que durante años han regularizado construcciones que no lo ameritaban. Asimismo, tampoco se ha generado una óptima oferta de viviendas para la comunidad, ya que “los proyectos Servicio de Vivienda y Urbanismo han tenido problemas de lentitud, corrupción y obras incompletas”.
Caorsi ejemplificó la falta de fiscalización con el caso del retén de Las Cañas, construcción que se quemó debido a que no se cumplió la ley que establece que edificaciones de tipo policial y de salud no pueden tener similares adosadas, lo que causó que se transmitiera el fuego de un lugar a otro.  Y agregó que “aquí quedó demostrado que la instalación de viviendas en zonas irregulares significó la pérdida de construcciones que sí estaban regularizadas. Se deben iniciar sumarios e investigaciones desde ya y no esperar más tiempo porque en Chile estas situaciones se suelen olvidar”.
El arquitecto apuntó a que la ayuda que se entregue a los damnificados conste de materiales de buena calidad. En ese sentido, cuestionó la iniciativa de la fundación Un techo para Chile que inició la campaña “Mil techos para Valparaíso”.
Al respecto, dijo que “si bien es una loable iniciativa, no nos colaboran en este tema. Ahora van a empezar a regalar viviendas de emergencia de madera y de lata, de los mismos materiales con los que las personas construyeron. Lo que se debiera regalar son muros de contención y muros cortafuegos. La gente en estos cerros es trabajadora, muchos son trabajadores de la construcción y saben construir. Por eso, si se les entregan buenas bases, buenos muros de contención y cortafuegos ellos van a poder construir sus propias viviendas de emergencia sin mayores problemas. Esto de regalar mil techos de forma apresurada, significa que se van a instalar mil viviendas precarias”, aseguró.
Entre las medidas de emergencia que ya adoptó el Gobierno está la restricción vehicular que afectará durante 24 horas a los autos particulares. Esto con el objetivo de facilitar el acceso de los voluntarios y los equipos de auxilio a los lugares siniestrados.
Además, la Presidenta Michelle Bachelet ya anunció la entrega de un bono de un millón de pesos por familia, para que los damnificados puedan adquirir enseres básicos luego que logren reconstruir sus viviendas.
Fotografía: © Andy Das Mortes
Camila Medina
FUENTE: RADIO U DE CHILE

Lucrando con el dolor ajeno: El negocio de las catástrofes… a propósito de Horst Paulmann



“¡Arriba Valparaíso! 4 compromisos de apoyo de Cencosud para la V Región: postergación de 60 días para el pago de la tarjeta de la compañía; 15 cuotas sin interés, comprando con tarjeta Cencosud, en los locales de Jumbo, París, Santa Isabel, Easy y Johnson; avance en efectivo de 100 mil pesos, que se podrá cancelar en 15 cuotas sin interés; postergación de 60 días del pago de la cuota de un crédito de consumo en Banco París.”

La conclusión es clara. Horst Paulmann, uno de los dueños de Chile, aprovechándose de la tragedia y del sufrimiento de miles de porteños para engrosar sus bolsillos. Algo que no es de extrañar en el magnate dueño de Cencosud, que ya durante el terremoto del 2010 lucró con sus camiones de “ayuda humanitaria” que desde Argentina introdujeron productos, sin pagar impuestos, para luego venderlos a la Onemi, no precisamente con rebajas.

El oportunismo de Paulmann no es sólo reflejo de una mala intención, demuestra, antetodo, la lógica lucrativa e inhumana de un capitalismo que ha descubierto que las catástrofes, naturales o provocadas, son una excelente oportunidad para los negocios.

Como sostiene Naomi Klein en su teoría de la Doctrina del Shock, los desastres o contingencias que causan un alto impacto psicológico en la población permiten al neoliberalismo tomar medidas que generarían un enorme rechazo en condiciones de normalidad. Los golpes militares y las medidas de ajuste económico que les siguieron son un buen ejemplo de ello. Hoy en día, las guerras se hacen parte de esta lógica convirtiéndose en un jugoso negocio. No sólo se trata de las enormes ganancias que obtiene la industria armamentística: luego de destruir un país lo que sigue es su reconstrucción, la explotación de sus recursos naturales y resguardar a las empresas que se encargarán de hacerlo “renacer”. Si miramos a Irak, veremos cómo las grandes beneficiadas  fueron las petroleras Exxon, Chevron, Shell y BP, las constructoras Halliburton Company (a través de Kellogg Brown & Root), Bechtel Corp, Parson Engineering, Lewis Berger Group y Fluor Corporation, y las empresas de seguridad privada Academi (ex  Blackwater), Defion Internacional, Triple Canopy, Aegis Defense Services, DynCorp, entre otras.

Pero no sólo las guerras pueden convertirse en un negocio. También los desastres naturales. Sólo dos ejemplos ilustrativos al respecto. El terremoto de Haití fue la excusa usada tanto como para convertir al país en una Base Militar norteamericana e instalar allí a la IV Flota de Marina, como para hacer dinero. El negocio hotelero, donde hay capitales norteamericanos y españoles; las gigantescas maquilas instaladas por las multinacionales Levis, Fruit of the Loom y Hanes, para explotar a la necesitada mano de obra haitiana; y la ayuda humanitaria, que en su mayoría acabó en los bolsillos de Estados Unidos, sus ONGs y sus empresas constructoras, son ejemplos de la avaricia capitalista en un país donde el pueblo sigue sufriendo, muriendo por el hambre y enfermedades curables. En este escenario, ni el propio pueblo norteamericano se salva. El desastre provocado por el Huracán Katrina en Nueva Orleans supuso enormes ganancias para Boh Brothers, Halliburton, Flour y Bechtel National, encargados de la reconstrucción, quienes contaron con todo el financiamiento del Gobierno y el apoyo del Ejército; en un pueblo golpeado y en donde se ejecutó una silenciosas masacre de cientos de ciudadanos afroamericanos en medio de la confusión, para limpiar étnicamente a la ciudad. 

En el caso chileno, el capitalismo de catástrofes se ha desarrollado sobre la base de una experiencia aprendida durante años a través de la Teletón. La teletón ha sido una buena escuela para lucrar manipulando las emociones de un pueblo comprometido con una noble y justa causa. En ella, las empresas negocian con la Fundación Teletón obteniendo el respaldo de la institución para promocionar sus productos, con publicidad gratuita durante 3 meses en televisión, radio, internet, carteles y gigantografías, más la publicidad gratuita y en cadena nacional durante los días de la Teletón. A cambio de tremendo “favor”, las empresas devuelven una pequeña parte de sus ganancias en forma de “donación”. Junto a las utilidades obtenidas, las empresas beneficiadas se imponen sobre la competencia y capan consumidores leales, tal como lo mostró la Consultora Nilo en su momento, la que concluyó que un 65% de la gente cambia su marca preferida por la marca que está en Teletón.

Con la Teletón el empresariado chileno ha adoptado una lógica de negocios que se activa en cada catástrofe cubriéndose con el manto de la  “solidaridad”.

Recordemos el terremoto del 2010, cuando la solidaridad empresarial ofrecía créditos de consumo con bajas tasas de interés para solventar los costos de la catástrofe, suspensión temporal de las cuotas en deudas con el retail en las zonas afectadas y minutos gratis de celular a los clientes. Claro, al cliente hay que apoyarlo en momentos de dificultades para no perderlo. Obviamente ninguna solidaridad debe pasar desapercibida, los camiones con productos enviados a las zonas devastadas eran publicitados una y otra vez en todos los medios de comunicación y así ganar puntos para la empresa, no faltando las clásicas campañas de “compre nuestros productos para ayudar a los afectados”. Ahora bien, hay que decir que la “ayuda” empresarial, muy necesaria para las personas que la reciben, es una inversión para ganar clientes, lo mismo ocurre con la “ayuda humanitaria” a los países extranjeros. Pensemos: si envío como ayuda humanitaria toneladas de equipos de telefonía de cierta compañía, como ocurrió en Haití, necesito que esa compañía este presente en el país para poder ocuparlos, por lo cual mi ayuda se convierte en inversión  en un nuevo mercado a conquistar; o si envío toneladas de alimentos de cierta marca a los países vecinos cuando hay aluviones u otras catástrofes, tengo una buena oportunidad para llegar a mercados que antes no llegaba y generar ahí una base de consumidores demandantes que me permitan posteriormente instalarme para hacer negocios. En la lógica del capitalismo no existe la solidaridad, sólo la inversión y la ganancia.

Volviendo al terremoto del 2010, no debemos olvidad que la reconstrucción también ha sido un negocio y sus grandes ganadores han sido tres sectores: las grades cadenas Sodimac, Easy y Construmart, involucradas en el negocio de suministros para la reconstrucción; los grupos Angelini, Paulmann y Hurtado Vicuña, encargados de los planes maestros de las trece ciudades más importantes afectadas por la catástrofe; y las grandes constructoras e inmobiliarias que han sido beneficiadas con la privatización de buena parte del borde costero.

Por supuesto, no podemos olvidar a los medios de comunicación. Sabemos que estos viven de sus auspiciadores por conceptos de publicidad, la que es mejor pagada mientras más audiencia tenga un programa determinado. De ahí que en las catástrofes se utilicen todos los medios comunicacionales y psicológicos para obtener audiencia. El morbo, el sensacionalismo, la farandulización, el uso y abuso de las emociones de los afectados, son instrumentos para obtener rating. De ahí que veamos a todos esos periodistas tan criticados hoy en día buscando la noticia más dramática, mas arriesgada, más impactante, aun cuando eso signifique entorpecer las labores de Bomberos y de los organismos de rescate.

En este panorama, la solidaridad empresarial es una falsedad, las personas solo son vistas en cuanto consumidores, material mediático o simples mercancías. Su verdadera realidad, los motivos de su situación, la desigualdad que los hace más vulnerables ante las catástrofes, la ineficiencia de las autoridades, es dejada de lado, no interesa, a menos que eso reporte dividendos económicos.

Es de esperar que esta vez el incendio de Valparaíso no se transforme en recurso para el negocio de nadie, que el sentimiento y dignidad de los afectados se respete y que se avance hacia soluciones de fondo, las que, por cierto, no pasan por regalarle ningún cerro a ninguna empresa.

Por Resistencia Antiimperialista

Bando militar: que mierda tienen en la cabeza?

BANDO MILITAR???
Tras el BANDO emitido por el jefe de la zona de catástrofe en Valparaíso, contralmirante Julio Leiva, la Armada desalojó a los damnificados que estaban instalados en carpas en la Plaza O'Higgins de Valparaíso.

martes, 15 de abril de 2014

Valparaíso, Chile: Lo que pasó por esos cerros se llama neoliberalismo


Cuando todavía humeen los escombros del infierno que azotó Valparaíso, vendrán las recriminaciones, las acusaciones, y la eterna y estéril búsqueda de responsables. Para algunos, por ahí pasó la mala suerte. Los más audaces, responsabilizaran a la gente que elige vivir en situaciones de riesgo. Los religiosos, a un castigo divino

Pero la verdad es que eso que humea entre los escombros y la pena de la gente, no es otra cosa que neoliberalismo en su estado puro.

Una periodista proveniente de Neptuno o Plutón, pregunta a un poblador por qué elige vivir ahí. La respuesta es de este planeta: los pobres no eligen donde vivir.
Y así es. Los pobres lo hacen donde le permite la subsidiariedad del Estado y por lo general, llega con sus miserias a formar guetos alejados de la vistas de los turistas y los poderosos que detestan tener a la vista a esas villas miserias.

Así ha sucedido en las grandes, medianas y pequeñas ciudades de nuestro país. Los pobres no deben salir en la foto de este país soberbio en macro cifras, que por pura mala suerte no se ubica cerca de Luxemburgo o en la Costa Azul.

Resulta natural que siempre que arrecia una tragedia de cierta magnitud, los que pagan las consecuencias son exactamente los mismos pobres, ya sea que habiten el enorme campamento iquiqueño de Alto Hospicio, los cerros olvidados de la parte alta de Valparaíso, las frías estribaciones de los volcanes sureños o purguen años en una cárcel abarrotada.

Como si fuera un destino inmodificable, los pobres salen en las noticias sólo cuando los azota la tragedia.

Pudimos ver muy de cerca el incendio a una hora demasiado temprana como para pensar que no podía ser controlado. El aire olía a desgracia y las caras asombradas de los habitantes de esas favelas porteñas no hacían más que mirar esa colosal columna de humo a la espera que cambiara la dirección del viento.

La ciudad se comenzaba cubrir con el olor de las casuchas calcinadas. Y habría que esperar mucho para que se vieran en el horizonte los primeros avioncitos de juguete lanzando agua que se evaporaba antes de tocar tierra, y luego algunos helicópteros que iban y venían dejando caer un volumen de agua francamente risible, comparado con esa masa terrible de fuego.

Mientras tanto, en hangares secretos, al amparo de los ojos inconvenientes y del polvo que daña los mecanismos, centenares de aviones hechos para matar, descansan a la espera de una guerra nunca llegará. Y más allá, inmensas moles de acero mantienen sus orugas y cañones disponibles para los primero combates que nunca serán. A menos claro, que sea en contra del pueblo, como ha sido tantas veces.

Estas tragedias confirman la necesidad de deshacerse de los F 16, los Leopard, y de cuanto juguete de muerte exista y destinar esas fortunas a mejorar las condiciones de vida de la gente.

Es hora de hacer un trueque de esas maquinarias de muerte, por aviones que apaguen incendios y vehículos que salven seres humanos.

El enemigo de la nación no es el país vecino. No son los pueblos del otro lado de la cordillera. No son una amenaza para la seguridad del país la existencia de otras gentes, con otros puntos de vista y otros valores.

El enemigo de la gente es la pobreza en sus versiones encubiertas y desembozada. Es el abandono, la segregación y el desprecio. Es el efecto que hace sobre la gente el modelo económico que campea en esas poblaciones y que de vez en cuando se disipa en forma de humo.

El enemigo de la gente, la nuestra y de toda la humanidad, es la existencia de millonarios más allá de toda razón, lógica o entendimiento. Esos que no dudan en enriquecerse a costa de la depredación de la naturaleza, hombres, mujeres y niños, incluidos.

El verdadero peligro para las personas humildes es la casta de políticos, corruptos, ambiciosos, sucios, matreros, rábulas, fuleros, mediocres, sumisos al poder; son los empresarios sin alma, los presidentes, presidentas, generales, almirantes y gerentes cobardes, mentirosos, cínicos. Todos miembros de la misma piara que pulula en los palacios, los fortines y las mansiones.

Es cierto. Por ahí pasó la muerte tantas veces. Pero ni por asomo la mano del Estado, de las instituciones, de las autoridades obligadas a tomar medidas para prevenir sucesos luctuosos.

Esos pobreríos salen en las noticias no más cuando les caen los remanentes de la política económica en sus versiones de tragedias como estas, o cuando la delincuencia, hija predilecta de la pobreza, llama la atención de los matinales y periodistas poca cosa.

Y, por cierto, cuando de vez en cuando la gente entiende que sólo peleando se conquistan los derechos que el sistema les quita en su eterno egoísmo, y se alza.
Y ya viene haciendo falta una gran rebelión de la gente apaleada, despreciada, quemada, terremoteada. Es necesario un momento en que se entienda que nada es eterno, cuando se adquiere la convicción de hacer que las cosas cambien. Y que la fuerza reside en la pelea de todos juntos.

De la presidenta para abajo, los funcionarios se refieren a la fuerza y coraje del porteño y su capacidad para remontar todas las tragedias que han sido.

Viene siendo la hora que el porteño y todo el resto de los habitantes golpeados por lo que sea, utilice esos atributos que se les cuelga para sobarles el lomo, para enojarse de una vez por todas y llevar sus broncas acumuladas hasta donde reside el origen de sus miedos, fracasos y pobrezas, y desplegar ahí, en donde están los que les roban el voto y el alma, el cataclismo necesario que genera una rabia bien dirigida, y ahora sean ellos a los que les toque la tragedia, aunque sea por la terrible vía de dejar de ganar un poco menos de todo lo que ganan.

Publicado el 14 Abril 2014 Escrito por Ricardo Candia Cares- Clarín

lunes, 14 de abril de 2014

Hugo Romero: “El Estado no ha sido capaz de dar buenas condiciones habitacionales”

Hugo Romero

Incendio en Valparaíso


Entrevistado en Radioanálisis por el incendio de Valparaíso. Hugo Romero, Premio Nacional de Geografía. sentencia que se ha perdido el proyecto social colectivo de las ciudades a causa de la explotación de los terrenos.
“No basta con evacuar a la población, las ciudades tiene que brindar seguridad a los ciudadanos”, dijo el Premio Nacional de Geografía 2013, Hugo Romero, en entrevista en la tercera edición de Radioanalisis.
En la oportunidad el director del Núcleo Milenio Centro de Investigación Vulnerabilidades y Desastres Socionaturales (CIVDES), sentenció que “debido a las políticas económicas chilenas, la urbanización se ha desarrollado de acuerdo a lo que decidan las inmobiliarias con políticas urbanas exorbitantes” y el Estado no tienen ninguna injerencia.
“Hace dos semanas se aprobó el Plan Regulador Metropolitano de Valparaíso que amplía la superficie urbana en otras más de 10 mil hectáreas, y lo interesante es que detrás de este aumento hay sólo seis familias que ocupan el 50 por ciento de los terrenos que se incorporarían en el futuro (…) Entonces hay una apetito de especulación urbana que resulta contradictorio a las funciones sociales que debe cumplir una ciudad”, sentenció.
El académico de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, explicó que  existe otro caso y es que “las familias más pobres han construido sus casas en lugares no aptos, porque el Estado no ha sido capaz de darle buenas condiciones habitacionales”.
Por lo mismo hizo un llamado a los profesores de nuestra casa de estudios a aportar en los cambios estructurales que necesita el país, para no caer “de desgracia en desgracia”, y esto ocurre “por falta de prevención, cuidado y control de la planificación de la ciudad”.
“Valparaíso demuestra que aún no aprendemos de las anteriores desgracias”, expresó. “Cuando vemos que miles de personas tienen que escapar ante la amenaza de un supuesto tsunami, como fue en el norte, en un proceso caótico, sin acceso a alimentos, es una situación precaria que como país no nos merecemos”, dijo.
“La ciudad como proyecto social colectivo lo hemos perdido y este es un buen momento para reflexionar sobre el tema”, finalizó.
FUENTE: DIARIO U DE CHILE

El machi Celestino prueba su inocencia

machi Celestino

El Tribunal Oral en Lo Penal de Temuco condenó a 18 años de prisión al machi Celestino Córdova Tránsito, por su presunta responsabilidad en el incendio que provocó la muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay. 

El Ministerio Público, la Fiscalía y los abogados querellantes habían solicitado presidio perpetuo calificado y la aplicación de la Ley Antiterrorista. Los abogados de la defensa, piden anular el juicio. Aseguran que no se lograron establecer los hechos ni la participación del machi. “Celestino es inocente”, dice su abogado Pablo Ortega Manosalva, quien ha patrocinado causas emblemáticas contra líderes indígenas. “No se le condenó por ser autor de los hechos, y debemos dejar en claro que tampoco fue partícipe en los mismos”, agrega.

El incendio y muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay ocurrió el 4 de enero de 2013, al interior del fundo Granja Lumahue, en Vilcún, Región de La Araucanía. Según los abogados de Celestino Córdova aún quedan recursos para lograr su absolución. Aunque en el juicio no se aplicó la Ley Antiterrorista, sí se investigó con sus métodos, que han sido cuestionados por organismos internacionales. “Los acusadores intentaron que se aplicara esa ley, y el tribunal estuvo en lo correcto al no aplicarla. Si bien el delito es grave, no existe acto terrorista. Vamos a revertir la supuesta participación del machi. Celestino es inocente. Es importante decir que no se le aplica una condena por ser ‘autor’ de los hechos. Se le condenó como ‘autor cómplice’, es decir, alguien que estuvo presente y no evitó los hechos, pudiendo evitarlos, o bien, que contribuyó de alguna manera. Ya existe un reconocimiento de que Córdova no es el ‘autor material’”, dice el abogado Pablo Ortega.

En el caso, hubo evidentes presiones del gobierno de Piñera. Según el Observatorio Ciudadano, “ha sido uno de los casos más complejos por la gravedad del delito, por las presiones del gobierno y porque involucra a una autoridad religiosa del pueblo mapuche”. El Ministerio Público situó a Celestino en el sitio del suceso, pero, en rigor, no pudo probarlo. “Las pruebas orientaban hacia una absolución”, dice Pablo Ortega. Se le condenó por indicios y presunciones, es decir, por pruebas indirectas. Los abogados solo tuvieron 18 días para preparar su defensa. No existió pleno respeto a las garantías judiciales. Los medios de comunicación hicieron gala de sus prejuicios racistas. La presunción de inocencia nunca orientó las diligencias del tribunal ni de los funcionarios policiales. No entregaron los antecedentes completos de investigación a la defensa, debido a que se siguió investigando al machi, privándosele de muchas pruebas exculpatorias. Los peritajes no determinaron su participación: no hay ADN que lo sitúe en la casa de los Luchsinger-Mackay; sus ropas no tenían residuos de hidrocarburos; tampoco se probó que la bala que lo hirió haya sido disparada por Werner Luchsinger; fue detenido a 2.400 metros del lugar de los hechos y no se encontraron restos de su sangre ni huellas de su calzado.

“INDICIOS” PERO NO PRUEBAS

Kelv Tranamil, vocera del machi Córdova, expresó el día en que se leyó la sentencia: “No hubo un juicio justo, seguimos respaldando al machi y estamos confiados en que se pueda anular el juicio para que se haga un juicio justo”.

La pena habría sido mucho mayor si se hubiese aplicado la Ley Antiterrorista. El gobierno anterior hizo todo lo posible para que se aplicara. El propio ministro del Interior, Andrés Chadwick, expresó: “Aspirábamos a una pena mayor dada la gravedad y lo dramático del significado del crimen, consideramos que jurídicamente el tribunal tenía los instrumentos para haber aplicado una pena superior”, refiriéndose expresamente a la Ley Antiterrorista. Sin embargo, Luis Hermosilla, abogado del ministerio del Interior, quedó conforme con la sentencia: “Es una de las penalidades más altas”, dijo.

Durante la investigación, que duró un año, Celestino Córdova no reconoció ninguno de los delitos que le imputaban. Kelv Tranamil, agrega: “Seguiremos firmes en respaldar al machi, que está asumiendo la prisión política por pertenecer a una comunidad que está en lucha en el proceso de recuperación territorial. Esta condena es una más en el contexto de la criminalización que el Estado ha hecho a nuestras justas demandas”. La defensa anunció que seguirá buscando recursos para conseguir la completa absolución del machi. “Celestino estuvo muy tranquilo durante todo el juicio, confía que en definitiva se conozca la verdad”, dice Pablo Ortega. Por su parte, la abogada defensora, Karina Riquelme, agrega: “Ni el fiscal Cristian Paredes ni el abogado querellante, Luis Hermosilla, pudieron comprobar que Celestino estuviera en el lugar de los hechos durante el atentado… Todo son indicios, y en virtud de ellos llegaron a esta conclusión. Se presume que una persona es inocente hasta que no se pruebe lo contrario. En este caso, se le condenó por indicios, no por pruebas científicas”.

Además del breve plazo que tuvieron los abogados del machi para preparar la defensa, el aceleramiento del juicio generó que el propio Ministerio Público no preparara bien las pruebas. Según la acusación, el machi irrumpió en la casa de las víctimas, le echó combustible y la incendió, fue herido a bala por Werner Luchsinger, y huyó a pie veinte cuadras en la oscuridad sorteando obstáculos y alambradas. “Ninguna prueba lo sitúa en el sitio del suceso, sino a más de 2.400 metros por el camino o 1.780 metros en línea recta hipotética, porque además hay obstáculos, por lo tanto son aproximadamente veinte cuadras de distancia”, dice Pablo Ortega. La abogada Karina Riquelme, agrega: “Lo único que hicieron fue tomarlo detenido, y en ningún momento pensaron que podía ser inocente o que pudo haber recibido esa bala de parte de alguno de los 45 funcionarios armados que estaban cerca del lugar… Había policías en el lugar y esa es una situación que comprobamos. El Ministerio Público al realizar una investigación sesgada, apresurada, sin tomar en consideración la presunción de inocencia, lo que hizo fue buscar pruebas para culpar a Celestino, no para esclarecer la verdad de lo sucedido… Está comprobado que en La Araucanía existen infiltrados y agentes provocadores que realizan atentados. La única persona que ha sido condenada por terrorismo en esta zona es Raúl Castro Antipán, que reconoció trabajar con la Dipolcar. Existiendo en el lugar personal policial de inteligencia cuando se cometieron los hechos, no se ha dado ninguna explicación y tampoco tenemos conocimiento de si ese personal utilizó sus armas… No pudo ser probado el calibre de la bala que hirió a Celestino. Un perito balístico dijo que no se podía acreditar la bala que lo hirió. Hay peritos balísticos que dicen eso y no entendemos cómo el Tribunal Oral llegó a la conclusión que Celestino fue herido por una bala disparada por Luchsinger…Además, el derecho a guardar silencio es un derecho básico que no es cuestionado en ninguna parte del mundo, pero en este caso se ha cuestionado en innumerables ocasiones. ¿Por qué Celestino guarda silencio? Creo que eso no es parte de un proceso penal. No se puede cuestionar que él ejerza un derecho”.

Sólo por “indicios”, presunciones y razonamientos plagados de racismo se ha condenado a una autoridad espiritual del pueblo mapuche por hechos sucedidos a veinte cuadras de donde fue encontrado, herido, por funcionarios policiales. El mismo racismo ha operado en Gendarmería, que no ha permitido que el machi realice ceremonias tradicionales al interior del penal, lo que viola el Convenio 169 de la OIT. El abogado Ortega, argumenta: “Es un tema de libertad de cultos. Es una persona que tiene creencias religiosas que deben ser respetadas. No tiene que ver con que sea culpable o inocente, esté preso o no. Todo ciudadano tiene derecho a practicar su religión, sus convicciones, en la medida que no afecte a terceros”. También se impidió a los comuneros hacer rogativas en las afueras del tribunal. Cuando se leyó la condena hubo fuertes enfrentamientos y decenas de detenidos tras la represión de Carabineros, entre ellos varios niños.

IRREGULARIDADES JUDICIALES

Los abogados del Centro de Investigación y Defensa SUR, con sede en Temuco, asumieron la representación del machi Celestino Córdova, luego que éste manifestara haber perdido la confianza en la defensora pública, María del Rosario Salamanca. Según la defensa, las pruebas testimoniales son todas pruebas indirectas y el peritaje balístico de la PDI, que señala que la bala disparada por Werner Luchsinger fue la que hirió a Celestino Córdova, no es más que una “estimación probabilística”. Otro peritaje, a cargo de Francisco Ross, afirma que si la bala que hirió a Córdova, provino del arma de Werner Luchsinger, “debía tener restos de níquel en su ropa y cuerpo”, que no encontraron en el machi.

Durante el juicio, Celestino Córdova fue acusado de un robo e incendio ocurrido el 22 de diciembre de 2012, en Vilcún, en el fundo Santa Isabel, propiedad de Pío Seco López y María Fourcade Carmine. Según los acusadores: “Celestino Córdova y quienes lo acompañaban procedieron a reducir, amenazar y golpear a las víctimas, registraron el inmueble y robaron varias especies y armas; el lugar fue incendiado por un número indeterminado de personas, que además incendiaron tres vehículos”. Según la defensa del machi, se presentaron los dos hechos en un mismo juicio, como una forma de impresionar a los jueces. “Se trata de hechos y lugares distintos. Incluso respecto de los hechos ocurridos con la familia Seco-Fourcade ellos habían renunciado a prueba, lo que demuestra que no aspiraban a una condena sino a prejuzgar al tribunal”, dice Pablo Ortega. Otra irregularidad es que la Fiscalía renunció a la prueba de un testigo -quien está con medidas de protección-, que habría visto cómo terceras personas realizaban estudios del terreno en que se efectuaron los atentados. “Dicho particular incluso dio las patentes de los vehículos en que se movilizaban. El Ministerio Público, aun cuando tenía la obligación de presentar dicha prueba, renunció a ella. Situación realmente inexplicable” agrega.
Tras detener al machi Córdova no se investigó más y se le acorraló como “único culpable”. Las comunidades están conmocionadas al ver a uno de sus líderes espirituales preso y condenado. “Sostenemos que el Ministerio Público realizó una investigación apresurada y acusó a Celestino Córdova sin haber terminado su investigación; de hecho, una vez acusado, continuaron las imputaciones en otras líneas. Todo lo que vimos en el juicio oral fueron conclusiones preliminares. No existe prueba directa de su participación. Todo lo que el Ministerio Público hizo fue decir que existen ‘probabilidades’ de que el machi haya estado presente en el lugar de los hechos. El único peritaje que situaría, y lo digo en condicional, es un pericial planimétrico que dice que existen ‘posibilidades’ que el machi estuviera en tal posición, pero no dice cuáles son las probabilidades, cuál es el porcentaje de ellas. Un herido a bala en el pecho no puede recorrer los dos kilómetros desde la casa de los Luchsinger Mackay hasta el cruce de caminos donde la policía lo encontró tendido”, dice Ortega.

Un peritaje mencionó “trazas de polen en las botas del machi”, compatibles -se dijo-, con la plantación de papas sembradas en el fundo de Luchsinger. “Eso no aporta mayores antecedentes sobre su participación en los hechos, porque lo que el Ministerio Público omite es que existe un peritaje de varios calzados que fueron incautados en distintos lugares de la región y, curiosamente, en todos los zapatos encontraron el mismo polen. ¿Por qué? Porque estaban en la temporada de siembra de papas. Es lógico que esto pase eso en una zona donde las papas son un cultivo importante”, agrega.

Otra irregularidad en el juicio es que, afirmándose en los audios de la Central de Comunicaciones de Carabineros, la Fiscalía y la policía señalaron que “aquella noche sintieron gemidos de alguien, a escondidas, pero en el audio que se expuso en el tribunal, nos damos cuenta que lo que en realidad transmitieron los funcionarios policiales es el audio de un sujeto que gritaba pidiendo ayuda… Alguien que ha cometido un delito grave no estaría alertando su presencia”, concluye el abogado Ortega.

(*) Historiador y Periodista. Una versión de este reportaje fue publicada en revista Punto Final.
PIA Chile http://www.piachile.cl/el-machi-celestino-prueba-su-inocencia/

por Arnaldo Pérez Guerra.